Embarazo y diástasis abdominal

Embarazo y diástasis abdominal

Durante el embarazo nuestro cuerpo sufre cambios, y el que más destaca de manera visual es el aumento de la barriguita, pero, ¿Te has preguntado qué pasa con la musculatura de tu abdomen?  Uno de los problemas más frecuentes que se dan en el embarazo es la diástasis abdominal.

Pero ¿De qué se trata?

La diástasis abdominal es la separación de los músculos rectos del abdomen (la famosa tableta de chocolate) y pueden sufrirla tanto mujeres como hombres debido, principalmente, al aumento del volumen abdominal. Sin embargo en este artículo nos centraremos en el período del embarazo.  La diástasis abdominal se produce cuando el tejido conectivo que los mantiene unidos (llamado línea alba) se daña.

Durante el embarazo el riesgo de sufrir una diástasis aumenta considerablemente, de hecho, en el tercer trimestre, aproximadamente 2 de cada 3 mujeres embarazadas presenta diástasis.

Embarazo diastasis

¿Y qué pasa si tienes diástasis?

Es importante conocer que la función principal de esta musculatura  es mantener el cuerpo erguido, además de permitir la flexión e inclinación del tronco y participar en la respiración.

  • Al tener una diástasis el abdomen adquiere un aspecto flácido y descolgado.

Pero es mucho más que un problema estético. Podemos tener diversos problemas como:

  • Debilidad en el suelo pélvico, pudiendo llegar a incontinencia urinaria o prolapsos (descenso de órganos como la vejiga, el útero…).
  • Dolores lumbares.
  • Problemas de digestión.
  • Gases o estreñimiento.
  • Pueden aparecer hernias umbilicales por la debilidad de la pared abdominal.
  • También está relacionada con una mala estabilidad corporal, afectando al mantenimiento de la postura adecuada.

El núcleo de nuestro cuerpo está formado por: los rectos del abdomen, oblicuos externos, oblicuos internos, transverso, diafragma, suelo pélvico,  musculatura lumbar. Si alguno falla, tendrá repercusión en el resto, por lo que todos deben trabajar de manera adecuada y armónica.

¿Qué podemos hacer para disminuir los riesgos de sufrir una diástasis durante el embarazo?

Como ya hemos mencionado, el embarazo es un momento de riesgo de sufrir diástasis. Pero debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para disminuir ese riesgo.

El aumento de peso va a ser un punto clave. A mayor aumento de peso durante el embarazo mayor probabilidad de sufrir diástasis. Por tanto,  el ejercicio durante el embarazo y una buena alimentación van a ser tus aliados.

La postura también va a ser importante. Durante el embarazo aumenta el volumen abdominal por lo que el centro de gravedad se desplaza hacia delante, aumentando también la curvatura lumbar. Si mantienes esa posición relajada, sin una buena activación de tu musculatura para mantenerte erguida, habrá mayor presión y  por tanto el riesgo de sufrir diástasis será mayor.

Junto a esto, están los ejercicios, incluso los movimientos del día a día. Ya sabemos que durante el embarazo hay que entrenar (leer más) pero como siempre decimos, no todo vale. Evita realizar ejercicios que aumenten la presión intraabdominal, así como los ejercicios que produzcan protuberancias en tu abdomen (un bulto que sale en el abdomen al realizar ejercicios que aumentan la presión).

A modo de ejemplo, un ejercicio desaconsejado sería un crunch abdominal,  movimiento que también se realiza en el día a día para levantarte de la cama o del sofá, para evitarlo levántate de lado.

Otro apartado muy importante va a ser el fortalecimiento de tu faja lumbo-abdominal. Trabajar desde tu musculatura más profunda te va a aportar una mayor estabilidad, mejor postura, mayor fuerza… y por lo tanto menor diástasis.

Espero que esta información te sea de ayuda para conocer mejor qué es la diástasis y cómo cuidarte durante el embarazo para disminuir sus riesgos.

Si quieres saber más o tienes alguna pregunta no dudes en contactar conmigo, te ayudaré encantada. También puedes reservar tus entrenamientos personales a domicilio si eres de la zona de Molina de Segura o hacerlo de manera online.

Un saludo, que pases buena semana.

Comparte vía

Deja un comentario