¿PUEDO HACER EJERCICIO DURANTE EL EMBARAZO?

¿PUEDO HACER EJERCICIO DURANTE EL EMBARAZO?

Cuando una mujer se queda embarazada, de manera frecuente, suele hacerse una pregunta. ¿Puedo hacer ejercicio durante el embarazo?

Y la respuesta es ¡Claro que SÍ!. De hecho, debes realizar ejercicio físico, y así obtener todos los beneficios que este te ofrece tanto para ti como a para tu bebé. Eso sí, siempre y cuando no tengas un embarazo de riesgo y tu médico te diga lo contrario.

También tienes que tener  en cuenta que si antes del embarazo eras una persona sedentaria debes comenzar de manera progresiva. Y si ya realizabas ejercicio físico, deberás adaptar éste al embarazo.

Por lo tanto, se recomienda ponerte en manos de un profesional formado adecuadamente, para asegurarte de la correcta elección y ejecución de los ejercicios en cada momento, ya que nuestro cuerpo va sufriendo cambios durante el embarazo, y el ejercicio debe ir adaptándose a estos para mejorar nuestro día a día.

El ejercicio físico durante el embarazo es esencial para estar fuertes, ágiles y activas. Presenta beneficios tanto en el plano corporal como en el emocional.

BENEFICIOS DEL EJERCICIO DURANTE EL EMBARAZO

-Menor ganancia de peso.

-Menor dolor lumbar y calambres.

-Disminuye el riesgo de parto prematuro.

-Disminuye el riesgo de cesárea y parto instrumentado.

-Aumenta la sensación de bienestar durante el parto.

-Previene la aparición de diabetes gestacional.

-Previene la aparición de  preclampsia (hipertensión durante el embarazo).

-Mejora la calidad del sueño.

-Aumenta los niveles de endorfinas, mejorando el estado de ánimo y la autoestima, ayudándonos a superar los altibajos característicos de esta etapa.

-Disminuyen los sentimientos de estrés y ansiedad.

-Favorece la corrección postural.

-Alivia los síntomas de los edemas.

-Recuperación más rápida tras el parto (vuelta más rápida al peso y a los niveles de fuerza previos al embarazo)

-Previene la incontinencia urinaria y los problemas de suelo pélvico.

¡Te sentirás más fuerte y activa, estarás preparada para las exigencias físicas del día del parto!

Además, tu bebé también obtendrá beneficios:

-Mejor desarrollo cerebral.

-Mejor fortalecimiento del corazón.

-Menos masa grasa.

-Mejora la tolerancia al estrés.

-Maduración neuroconductual avanzada.

-Evita la macrosomia fetal.

-Mejora la salud y bienestar fetal.

-Favorece el crecimiento de la placenta, aumentando así los niveles de nutrientes y oxígeno que recibe el feto.

REDUCCIÓN DE POSIBLES RIESGOS DURANTE EL EMBARAZO GRACIAS AL EJERCICIO FÍSICO.

Ahora bien, la mayoría de las mujeres siguen siendo sedentarias o suspenden el ejercicio físico cuando se enteran que están embarazadas, lo cual predispone al desarrollo de ciertas patologías.

Hablemos un poco sobre esto. El llevar una vida sedentaria se traduce en una ganancia de peso excesiva, y esto está asociado a preeclampsia (hipertensión arterial en el embarazo), disnea, obesidad de la madre, macrosomía fetal, diabetes mellitus gestacional (DMG), eclampsia, un feto con mayor % de grasa, complicaciones del parto… Además a mayor IMC de la embarazada, mayor es el riesgo relativo de presentar dichas condiciones.

En una revisión sistemática se encontró que una intervención de ejercicio físico durante el embarazo supervisado comparado con el cuidado durante el embarazo estándar, limita la ganancia de peso gestacional en mujeres con sobrepeso u obesidad.

Esto es importante ya que la DMG es una de las complicaciones más frecuentes del embarazo y se asocia con resultados adversos en la salud materna y fetal. Los tratamientos actuales para la DMG no reducen significativamente el riesgo de eventos neonatales y perinatales.

Aquí es donde el ejercicio físico se convierte en imprescindible para contribuir a la prevención de DMG, evitar esas complicaciones y romper el círculo vicioso relacionado con obesidad infantil y del adulto y diabetes futura. Además, en cuanto a la cesárea, otro estudio encontró relación entre el grupo que siguió un programa supervisado de ejercicios de intensidad moderada y una reducción en la tasa de partos por éste método.

CONCLUSIÓN

Por lo tanto, siempre y cuando tu médico no indique lo contrario, no dudes en realizar ejercicio físico durante el embarazo, ya que como has podido observar vas a obtener muchos beneficios para ti y para tu bebé, además de reducir el riesgo de numerosos problemas que pueden aparecer durante el embarazo. No lo dudes más y ¡MUEVETE!

Ya sabes que soy graduada en ciencias de la actividad física y el deporte, especialista en embarazo y post parto, si te gustaría realizar entrenamiento personal o tener más información no dudes en contactar. (Clic aquí)

Un saludo, nos vemos en el siguiente post!

Comparte vía

Deja un comentario